Comer es una necesidad, pero comer de forma inteligente es un arte

Comer es necesaria para nuestra cuerpo pero debemos tomar en cuenta que la alimentación debe ser equilibrada y saludable, como dice la fase “Comer es una necesidad, pero comer de forma inteligente es un arte

Según Alberto Aliaga, endocrino de la Unidad de Obesidad de Quirónsalud Sagrado Corazón-Obemet, “comer es una necesidad, pero comer de forma inteligente es un arte”, una afirmación que conviene tener en cuenta precisamente en estas fechas de excesos. Es preciso subrayar la necesidad de conservar un estilo de vida saludable durante todo el año. Una dieta equilibrada pasa por un consumo de alimentos lo más variado posible, pero eso sí en su justa medida.

Para Felipe Del Valle, nutricionista de la Unidad de Obesidad, resulta fundamental alimentarnos adecuada, moderada y ordenadamente, lo que significa hacer cinco comidas al día (desayuno, media mañana, almuerzo, merienda y cena).

Según el comer las cinco veces al día nos ayuda en nuestro metabolismo y comer poco pero con alimentos nutritivos nos ayudan a mantener nuestro peso. Un buen consejo sería servirnos en nuestro plato pequeñas porciones de los diferentes aperitivos dispuestos para compartir en lugar de ir comiendo directamente de ellos, de este modo podemos controlar mejor la cantidad total que ingeriremos.

Debemos comer lentamente para sentirnos saciados y evitar digestiones pesadas por haber comido más de lo necesario.

Tips para una alimentación más inteligente:

  1. En primer lugar es importante informara la persona encargada de la comida de que nosotros o nuestros hijos somos alérgicos o intolerantes. Las alergias más frecuentes son al huevo, leche, frutos secos, pescados, mariscos, legumbres y frutas.
  2. Hay que leer cuidadosamente el etiquetado de los productos, identificando alérgenos que pueden estar ocultos en forma de aditivos.
  3. Si somos los encargados de preparar la comida, debemos adaptar el menú a alimentos que puedan comer todos los invitados, tanto alérgicos como intolerantes.
  4. En la cocina utilizaremos utensilios diferentes para cocinar los alimentos de las personas con alergias alimentarias, por riesgo de contaminación cruzada.
  5. La inhalación de humos y vapores procedentes del cocinado de algunos alimentos como el marisco y el pescado puede provocar reacciones en los alérgicos, que deberán permanecer fuera de la cocina mientras se cocinan estos alimentos.
  6. A la hora de presentar los alimentos es importante servir la comida en platos individuales y no colocar fuentes comunes para ensaladas o pan. Así evitamos el riesgo de que algún comensal favorezca el contacto del niño o adulto con el alimento que le cause la alergia o intolerancia.
  7. Todos los restaurantes están obligados a tener una carta de alérgenos en la que se indique, mediante iconos, al menos los 14 alérgenos más frecuentes. Sin embargo debemos asegurarnos de que no se emplean aditivos alimentarios que contengan el alérgeno. Ante cualquier duda debemos preguntar para estar seguros de que esté excluido.
  8. Es recomendable preguntar a los padres antes de ofrecer alimentos a los niños. La mayoría son conscientes de su alergia, pero los más pequeños pueden no saberlo y aunque el alimento sea apto para su edad, hay que tener el máximo cuidado.

Finalmente, la doctora María Antonia Ortega Camarero apunta que en el caso de que por equivocación se consuma algún alimento al que se es alérgico, hay que administrar de forma rápida la

Deja un comentario

Chatear
1
¿Tienes hambre?
Hola 👋
No quedes con hambre por una duda, aqui estamos.